Metropolis Seguridad
Para una verdadera inserción

RSC: gestión sostenible y ética en las organizaciones

Actualmente estamos viviendo un cambio en el modelo de negocio que se dirige hacia una gestión generadora de valor compartido y sostenible. Las acciones de Responsabilidad Social Corporativa se están incorporando dentro de las políticas empresariales como parte fundamental de la gestión de una organización, y ya forman parte de la agenda habitual de los Comités de Dirección. Son, por lo tanto, una palanca importante de la estrategia de la compañía.

Por su parte, los nuevos consumidores son más críticos con el comportamiento ético de las empresas, y escogen relacionarse con aquellas que incorporan modelos de gestión más sostenibles. Según datos de la consultora Nielsen, alrededor de uno de cada tres consumidores tiene muy en cuenta al hacer la compra los valores sociales asociados a una marca, y cuatro de cada diez pagarían más por productos de empresas socialmente responsables.

Por esta razón, los responsables de desarrollar estas políticas corporativas deben ser capaces de crear un entorno que promueva el crecimiento empresarial desde la ética, la innovación, la cooperación y la gestión responsable. Deben lograr cambiar la cultura interna de la empresa, y para lograrlo es fundamental involucrar a todos sus empleados y hacerles sentir parte importante del éxito de estas iniciativas.

responsabilidad social corporativa gestión sostenible y ética en las organizaciones

Y es que en un entorno tan cambiante y tan complejo como el actual, el recurso más preciado para que las empresas puedan seguir creciendo es su equipo humano y, por supuesto, una gestión responsable.

Algunas de estas políticas de Responsabilidad Social Corporativa enfocadas a los empleados son:

  • Ofrecer unas condiciones de trabajo dignas y un entorno confortable y seguro.
  • Facilitar la conciliación laboral y familiar a través de horarios flexibles, posibilidad de realizar teletrabajo…
  • Realizar formación para que los empleados puedan desarrollar su trabajo eficazmente.
  • Fomentar la igualdad de oportunidades.
  • Mantener una escucha activa con toda la plantilla y facilitar una comunicación fluida y bidireccional.

Aplicar y promover estas acciones, algunas de ellas obligatorias por ley, puede convertirse en la ventaja competitiva que diferencie una empresa frente al resto. En cambio, una organización que no cuide su RSC puede verse sancionada administrativamente, perder competitividad y, a la larga, ver amenazada su subsistencia.

En Metropolis Grupo somos conscientes de esta realidad y desde hace tiempo asumimos un compromiso con nuestros trabajadores. Puedes conocer nuestros beneficios sociales aquí.